"Recorriendo nuestras instituciones", por Andrea Cattani.
“Hay chicos que quieren ingresar pero no los podemos recibir porque faltan dirigentes”, cuentan Gabriela Ríos y Oscar González, dirigentes de la Unidad Scout del grupo perteneciente a la Parroquia Santos Justo y Pastor. Completan el cuerpo de dirigentes Valeria Aquino y Alejandro Giesenberg (ambos de la Manada).

El grupo nació en 2008. Luego de algunos cambios se está rearmando, y actualmente cuenta con 24 chicos. Cumple una función social, y bien vale la pena darle una mano. Debe haber un adulto responsable cada seis menores (en caso de los niños entre los 7 y los 11 años), o cada ocho (en caso de que tengan más de esa edad). Y esta necesidad es una de las cosas que nos motivó a elegirlos hoy como protagonistas de esta sección.

“Desde Scout Argentina se propone a los chicos una educación no formal, fomentando en ellos un estilo de vida que servirá para su desarrollo personal en áreas como la disciplina, el orden, el respeto, las buenas costumbres. Desde el trabajo en grupo se los acompaña a explorar el mundo, sacando al chico de la com-putadora, el celular y la televisión”, nos cuentan los entrevistados.

Explican además que “como nosotros somos un grupo scout con confesión religiosa, fomentamos la fe católica. No hacemos catequesis, sino que los dirigentes tomamos una actitud y los chicos se suman desde ese ejemplo”. Además, acompañan a los movimientos católicos, siempre al servicio de la comunidad. “Salimos a misionar a los barrios, acompañamos las procesiones de la Parroquia del Carmen y las colectas de Cáritas”, cuentan a modo de ejemplo.

Como todo grupo scout, “trabajamos con las diez leyes que nos rigen, siempre desde las necesidades del grupo”.

Proyectos

Gabriela y Oscar nos hablan con entusiasmo de los proyectos del grupo: los días 3 y 4 del mes que viene –en lugar todavía a definir- tendrán el primer campamento distrital para guías y subguías, donde el tema central será el liderazgo. El 17 y 18 habrá otro campamento para toda la rama scout.

Luego en octubre los espera en Concordia el campamento Sauce.

Han iniciado una campaña de “Buen trato”, que comienzan trabajándola con adultos para luego trasladarla a los niños. Se extenderá a los otros grupos parroquiales y a la comunidad toda. Apunta a prevenir todo tipo de violencia. “Estamos muy comprometidos con esto”, aseguran.

Los sueños llegan al año que viene, por eso cuentan que “en mayo próximo vamos a acampar durante diez días a Salta con los Pueblos Originarios”.
Nos anticipan que “nos verán más seguido en la calle. Vamos a comenzar con beneficios para poder comprar carpas, elementos de seguridad y elementos de cocina. Necesitamos equiparnos”.

Agradecimientos

Los dirigentes recuerdan con cariño a Ezequiel Bordet, quien supo pertenecer a sus filas y hoy es seminarista. “Hace poco estuvo por Colón y nos acompañó en el grupo”, comentan.

“Agradecemos a Felipe González, director del Distrito 6 al que pertenecemos; está siempre disponible, a cualquier hora, para lo que necesitemos. También al Grupo Scout Colón por la enorme apertura que han tenido hacia nosotros”.

Hacen extensivo el agradecimiento “a la Municipalidad de Colón por los fondos para hacer las remeras, a la comunidad parroquial y a la sociedad colonense toda”.

Finalmente hay una mención para los padres Pedro Todone y Néstor Toler, que “siempre se dan una vuelta; su presencia es muy importante”.

Dirigentes se buscan

Lo decíamos al comienzo. El Grupo Scout Nuestra Señora de Fátima necesita dirigentes. Explican las condiciones:

“Hay que tener 21 años, creer en Dios (ningún scout es agnóstico) y tener sentido común. No es necesario haber sido scout ni tener conocimientos”. Aclaran que primero ingresarían como colaboradores y si les gusta el año próximo empezarían con los módulos de capacitación.

“Un colaborador más son seis chicos más”, recuerdan. Y ya tienen varios en lista de espera.

También invitan a los niños y adolescentes que quieran sumarse. Se paga una cuota anual de $110 que va para Scout Argentina. Pero no es una condición para quedarse afuera: “hacemos beneficios para pagar la cuota de quienes no puedan hacerlo”, dicen.

Se reúnen durante todo el año los sábados de 14.30 a 17.30, en el refugio de la canchita de la Parroquia Santos Justo y Pastor (¡No se suspende por lluvia!).

Quienes lo deseen pueden comunicarse a los teléfonos (03447) 156444203/ 15646687/ 420399
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa) Autor: Andrea Cattani.

¡Enviá tu comentario!

Para escribir un comentario primero deberas seleccionar una identidad