Sociedad

Hacia la Justicia "espectáculo"

Mirando desde el campanario, Benicio Faenas y su análisis de los roles encarnados por jueces, abogados, operadores y ahora "asesores de imagen", en los casos judiciales más mediáticos.
Durante milenios se representó a la Justicia con la imagen de una mujer. Con los ojos vendados, ella.

Y con una balanza en una mano, que ignoro cómo podía utilizar habiendo quedado momentáneamente ciega. Por eso no es de extrañar, que ahora existan los que, con razón o sin ella, afirman que o se le ha caído la venda, o lo que es casi lo mismo, la haya dejado de utilizar.

De allí que, para algunos, la Justicia se haya vuelto tuerta, al mismo tiempo que parcialmente sorda y con su cabeza vuelta, ya hemipléjica, ya por casualidad, oído y ojo cerrado de manera de no poder ver ni escuchar a una de las partes litigantes.

Aunque algunos que toman estas cuestiones serias en solfa, afirmen que la Justicia tuerta no es tal, sino que al bajar un solo arpado, está haciendo al litigante amigo un guiño de convivencia.

Ignoro, por serlo en menesteres tribunalicios, si efectivamente las cosas son de ese modo. Aunque de cualquier manera he escuchado de sobreseimientos exprés, y de causas que "se pisan" hasta que, luego de un prologando e incómodo sueño, se terminan muriendo, con la obvia consecuencia de que no hay sentencia ni condena.

También que junto a los abogados defensores ha aparecido un raro especien de una fauna de "operadores". Que se trata de especialistas en hacer caer vendas y provocar en los jueces hemiplejías.

Ahora se ha hecho presente un nuevo espécimen, que vuelve las cosas no menos sino más complicadas.

Es que a raíz del conocido y extrañamente desusadamente publicitado crimen ocurrido en Gualeguaychú -que ha dejado como resultado una muerte y al mismo tiempo dos víctimas- se ha hecho presente la figura del "asesor de imagen", contratada por familiares de la homicida y que, según se dice, intentaría lograr casi un imposible, cual es predisponer favorablemente a la opinión pública en favor de aquélla, haciendo que las cosas poco a poco muten hasta que se vea el infortunio convertido en un caso de violencia de género.

Un avance más en una dirección funesta, ya que significa un paso más en dirección a la Justicia "espectáculo" con la que vienen colaborando tantos movileros televisivos, que muestran juezas con peinados para la ocasión y abogados no tan jóvenes que quieren parecer como tales, con el sobreañadido de un arreglo de actores de película.
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa) Autor: Benicio Faenas

En esta nota

Crimen de Gualeguaychú Justicia Justicia espectáculo Mirando desde el campanario

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.