Sociedad

"Es un momento grave y debe producirse un cambio real"

Mirta Bonnot, vicepresidente municipal de Villa Elisa, habla del alejamiento de los ediles oficialistas de Leandro Arribalzaga, pide la remoción de algunos funcionarios municipales y reflexiona sobre el rol de los viceintendentes.
-¿Cómo tomó -desconociéndose si sorpresivamente o no- el anuncio que hicieron los ediles hasta ese momento oficialistas, cuando en la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante leyeron un comunicado en el que informaban su alejamiento político del intendente, por no haber podido consensuar con él medidas políticas en este año y medio de gestión?

-Yo los respaldo porque sé que los concejales se han manifestado con una mirada institucional, pero desconozco lo interno de lo político. En mi caso vengo expresando mi preocupación, desde el año pasado a los dos meses de haber iniciado la gestión, sobre el normal funcionamiento de las áreas en cuanto a la mirada y acción de los funcionarios municipales. Creo que este es un momento grave y debe producirse un cambio real, pero todo depende de la postura del presidente municipal. Lo que yo veo es un desgaste por la falta de efectivización de las cosas en este año y medio, que es también lo que me transmiten los vecinos, porque creíamos que había cosas que podían ser más efectivas.

-Es cierto que fue usted la primera en plantar bandera, le siguieron los concejales de la oposición, también Juntos por Villa Elisa como la otra corriente del radicalismo, el exintendente y diputado nacional Marcelo Monfort y ahora los propios ediles oficialistas. Sin embargo, nada parece cambiar.

-Pienso mucho en la proyección que tuvo don Héctor de Elía en su momento cuando creó Villa Elisa y como después en el tiempo nos fuimos quedando, con todas las posibilidades técnicas que tenemos ahora, entonces en todo debemos ser muy estratégicos y eficientes para tener un crecimiento a futuro. No podemos andar con cosas turbias ni desprolijidades. Hoy tenemos que pensar una ciudad más grande a futuro con edificios en la zona céntrica, que le brinde posibilidades a los jóvenes de adquirir su departamento, por ejemplo. Yo no digo que el presidente municipal no escuche las críticas, porque cuando hablas con él te das cuenta que es una persona abierta y con buenas intenciones, pero por ahí hay algunas inseguridades para poder conjugar esa apertura con cierta firmeza. Siempre le veo una mirada positiva en todo, pero cuando llega la hora de ejecutar uno no percibe lo mismo.

-¿Cuál fue el resultado de tantas reuniones privadas que se mantuvieron los últimos días, tras el anuncio de alejamiento de los ediles oficialistas? Se esperaba que, en un clima de tanta expectativa en la ciudadanía, se tomara alguna medida concreta.

-No pude participar de la reunión con todos los funcionarios porque estaba en Villa Libertador por una cuestión médica y no llegué a tiempo. Después el intendente me visitó en mi casa y me transmitió que habrá cambios estructurales de raíz para un mejor funcionamiento que, habiendo sido su compañera de fórmula, quiero creer que lo va a ejecutar, mientras sigo esperando como el resto de la comunidad. Pero no me corresponde a mí decir tal persona se queda y tal persona se va, porque no fui la que las puse en esos lugares y es una facultad del Ejecutivo nombrar a los funcionarios. En algunas cosas parezco muy dura, como cuando digo que directamente cambiaría personas, pero no es algo que dependa de mí. A mí no me habló de tiempos precisos, pero a lo mejor a los funcionarios sí. Como viceintendente puedo estar presente y ser nexo entre el Concejo y el Ejecutivo, como lo hago a diario, haciendo una coordinación de las distintas áreas municipales y un acompañamiento al vecino aunque no esté escrito en ninguna parte, pero creo que muchos nos habrán votado también por mí y debo responderles.

-¿Le gustaría contar legalmente con más herramientas para poner en práctica desde su cargo?

-Según la nueva ley sobre el régimen municipal, el viceintendente tiene injerencia en el Departamento Ejecutivo recién pasados los cinco días de ausencia del intendente. En lo único que la ley me encuadra es en esto, de modo que todo lo demás queda a criterio de uno, como persona y profesional, de acuerdo a cómo vaya manejando su rol. Yo como presidente del Concejo voy a respaldar totalmente el accionar de los concejales porque desde que asumimos venimos trabajando muy bien incluso con los ciclos de extensión, entendiendo que una sociedad no es solo la obra pública. Yo asistí al 1º Encuentro de Vicepresidentes Municipales en Gualeguay y ese era el quid de la cuestión: nosotros no tenemos una herramienta legal como vicepresidentes municipales, entonces muchas veces pareciera que terminamos siendo una figura decorativa, pero yo pienso seguir luchando a diario con mi postura y haciendo ver algunas cosas.
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa) Autor: Luciano Borcard

En esta nota

Mirta Bonnot Leandro Arribalzaga Concejo Deliberante de Villa Elisa

¡Comentá esta nota!

Para escribir un comentario, antes deberás seleccionar una identidad.

[X]

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.